Cuando te plantees la instalación de tarima flotante en Boadilla del Monte, es recomendable que valores también la posibilidad de decantarte por el parquet. Al menos, pon en una balanza los pros y contras y decide en función de lo que mejor se adapte a tus preferencias o necesidades.

Para ayudarte en tu elección, debes conocer las diferencias y particularidades de cada una de las opciones, y así tendrás argumentos que apoyen tu apuesta final. La mayor razón de peso que a buen seguro determinará tu decisión reside en el precio. El parquet es notablemente más caro.

Así que si finalmente gana la instalación de tarima flotante en Boadilla del Monte deberás saber que, en el mercado, el metro cuadrado puede rondar los 50 euros, mientras que el parquet puede oscilar entre los 300 y los 1500, dependiendo del tipo de madera del que esté fabricado.

Tal vez la tarima sea más resistente y el parquet luzca mejor. Este último, además, puede ser lijado y barnizado para embellecerlo cuando se empiecen a notar los efectos del desgaste. El parquet es bastante más grueso que la tarima, que está hecha con materiales diversos.

Como sabes, en el caso del parquet la instalación se realiza mediante adhesivos, sustituyendo directamente al suelo anterior, y la tarima se coloca sobre unos listones de madera fijados sobre el forjado de la casa, de ahí el apelativo de «flotante». Otra diferencia importante entre ambas alternativas es que el parquet está fabricado de una sola madera y la tarima puede combinar varias en su composición.

Un parquet que reciba un mantenimiento adecuado puede mantener sus características originales durante mucho tiempo, mientras que la tarima requiere de un mantenimiento menor, si bien es menos duradera.

¿Te queda alguna duda? Contacta con Boadilla Multiservicios y te la resolveremos al momento. Somos profesionales de las reformas a tu disposición.